Este verano viajé hasta Ferrol, Galicia, para realizar el reportaje de boda de K + F. La ceremonia se celebró en la Iglesia de San Francisco, construida en el siglo XVIII con un estilo neoclásico sobre los restos del antiguo convento franciscano. La posterior celebración tuvo lugar en Pazo da Merced, un lugar mágico a orillas de la ría de Ferrol. La noche anterior al evento dimos un paseo por la ría en barco, disfrutando de unas vistas inigualables y unas cervezas bien frías.
Estoy encantado de haber podido hacer este reportaje de boda en Pazo da Merced. La decoración de la boda era simplemente genial y los invitados de la boda divertidísimos.

eco_0021

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Tengo la suerte, la fortuna y el placer de ser fotógrafo profesional. Mi perseverancia y tozudez por empeñarme en crear un proyecto viable me han permitido, no sin un tremendo esfuerzo, vivir de algo que me apasiona. Yo elegí ser fotógrafo de bodas. Lo elegí cuando el resto del gremio menospreciaba esta especialidad, cuando no estaba de moda, cuando decir que eras fotógrafo de bodas era sinónimo de ser un pésimo fotógrafo que no tenía otra cosa mejor que hacer. Elegí ser fotógrafo de bodas y luchar por dignificar esta profesión porque me apasiona el amor y considero que las personas que deciden casarse merecen tener un recuerdo gráfico maravilloso, un documento visualmente atractivo con el que poder sentir cosquillitas en el estómago al visualizarlo. Me gusta la idea de trabajar rodeado de personas cuyos intereses van más allá de lo simplemente material. Clientes cuyo retorno de inversión está calculado en base a las lágrimas que soltarán al revivir momentos tan especiales.

Me implico en cada proyecto como si fuera lo más importante del mundo, porque de hecho para mis clientes en este momento lo es.

Soy un nostálgico. Disfruto viendo fotografías del pasado y conectándolas con mis recuerdos. Tengo la extraña sensación de que hay un pedacito de mi en cada fotografía. De que mi trabajo es mucho más que un trabajo. Quizá esté equivocado, pero mientras tanto disfrutaré de cada instante y seguiré tratando de hacer las fotos más bonitas del mundo.

 

_ed15062

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Tengo que reconocer cierta predilección por Madrid. Es el lugar donde me enamoré de mi pareja hace casi una década. He viajado en innumerables ocasiones y hay muchísimas cosas que me gustan de la capital de España. Los parques, la arquitectura clásica, la gastronomía, las enormes librerías, los museos, el arte… Como veis, la lista es enorme. Hacer una postboda es muy divertido. Viajar a Madrid para hacer una postboda es simplemente genial.

ECO_8258

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Cada boda es diferente. Durante la última década he asistido a bodas muy distintas, algunas con muchísimos invitados y otras con muy pocos. Hasta ahora, la boda más íntima que había fotografiado era la de Vejer de la Frontera con trece personas, en esta ocasión eran nueve personas sin contamos al el señor que ofició la ceremonia y a su pareja.

Como fotógrafo de bodas es un reto no caer en la repetición cuando te enfrentas a un reportaje de este tipo. No obstante, fue maravilloso fotografiar a estas fantásticas personas. He creado un vínculo muy especial tanto con los novios como con los invitados porque ha sido genial compartir un momento tan emotivo y especial con ellos. Además tuve que poner a prueba mi capacidad para comunicarme en inglés y tengo que decir que sorprendentemente no tuve ningún problema.

La novia se preparó en la peluquería Azabache, ubicada en el centro comercial del Duque. La ceremonia y posterior celebración tuvo lugar en el Iberostar Grand Hotel El Mirador, un hotel cinco estrellas gran lujo dirigido por una talentosa directora y que presta un servicio de muchísimo nivel.

snw-4

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Para alguien que vive en una ciudad de 200.000 habitantes viajar a Madrid con más de 3 millones es siempre excitante. Hay tantos lugares que visitar, tantos parques, monumentos, museos, restaurantes, tiendas y personas que siempre que voy a realizar un trabajo me emociono.

Hace unos meses estuve haciendo una preboda y tengo la sensación de que podría hacer 100 sesiones de fotos más sin aburrirme de esta preciosa ciudad.

En esta ocasión y como si fuera un fotógrafo de bodas en Madrid comenzamos en la zona del museo del prado, callejeamos hasta llegar a una de las zonas más bonitas del Parque del Retiro y cuando el sol se puso nos desplazamos hasta la zona de Sol para realizar algunas imágenes nocturnas.

Y vosotros, ¿dónde haréis la vuestra?

ECO_7641

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Marrakech es una de las ciudades más importantes de Marruecos. Cuenta con millón y medio de habitantes y se la conoce coloquialmente como Al-Ham’rá es decir, en árabe, “La Ciudad Roja”. Y es que en Marrakech todo tiene tonalidades similares, lo cual es una delicia para cualquier fotógrafo.

Hacer una postboda en Marrakech era un sueño para mi. Durante este viaje hemos visitado el Soco, hemos paseado por la medina, hemos “disfrutado” de una coca cola zero de dudosa procedencia mientras contemplábamos las maravillosas vistas de la plaza de Yamaa el Fna al atardecer.

He podido vivir el Marrakech local visitando mercados tradicionales a donde los turistas no suelen llegar. Hemos contemplado el enorme contraste que existe entre la población local y el más lujoso Marrakech de grandes avenidas y hoteles de cinco estrellas gran lujo con enormes escaparates llenos de artículos de Dior, Chanel o Prada entre otros.

Visitamos La Mamounia, considerado como el hotel más lujoso de Africa durante muchos años.
Tuve tiempo para disfrutar de la gastronomía local, siempre tan especiada y deliciosa. Es obligado comer cuscús y tajín así como probar alguno de los dulces tradicionales.

Marrakech no deja indiferente a nadie. Espero que esta galería te acerque un poco a lo que nosotros vivimos durante cuatro días.

IMG_4637 copia

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter

Me encantan las sesiones de fotos de embarazadas. No obstante, pese a que tengo estudio propio, prefiero hacerlas en exteriores al atardecer. Me encanta poder elegir una preciosa localización, esperar hasta que el sol se encuentre en el lugar adecuado y los retratos sean mágicos. Para realizar este tipo de fotografías suelo usar únicamente luz natural. Te ayudaré a elegir el outfit adecuado y si quieres incluso te peinaremos y maquillaremos para que estés radiante.

DSCF0092

Ver todo el post »

Compartir en Facebook|Volver a arriba|Compartir en Twitter